(+34) 692 481 827 miguel@desmarcateya.es
La inmersión del español en las tecnologías.

La inmersión del español en las tecnologías.

Cuando hablamos de tecnologías vemos que la inmensa mayoría de los paquetes de soluciones las encontramos en inglés, si bien en algunos casos podemos encontrar traducciones de las tecnologías, veremos que en su inmensa mayoría los técnicos de soporte son de habla inglesa. La inmersión del español en las altas tecnologías se vuelve muy pero que muy escasa.

Hagamos unos cuantos números:

  • Hablantes de inglés en el mudo 1.348 millones siendo un 379 millones nativos y el resto aprendido como segunda lengua.
  • Hablantes de español en el mundo 570 millones siendo 477 millones nativos.

Considero que la inmersión del español es de un nivel tan bajo que incluso programadores de origen español o latino escriben sus aplicativos en inglés, entiendo que entidades como WordPress.org se difunde mejor en el idioma de la Reina Isabel, y ceden la traducción de los aplicativos y documentaciones a la comunidad. Una comunidad acostumbrada a que se les sirva todo gratis y hacer el esfuerzo en traducir partes se les hace correoso.

Si hablamos de otras entidades o empresas mucho más pequeñas y que no tienen una capacidad real de tener personal políglota o especializado en soporte idiomático la cosa se complica, ya que ni siquiera se pueden permitir el supervisar comunidades externas a ellos para dar ese soporte.

Aunque si miramos hacia el resultado de las gestiones comerciales, ¿es probable que nadie se dé cuenta que el mercado de habla hispana es más fiel que otros? Que personas de habla china (1.120 millones) se limiten a conocer la herramienta para poder hacer ingeniería inversa y de esta manera explotar las calidades de un aplicativo bajo su propio nombre.

Obviamente, si hablamos de software de código abierto y mucho más si es de libre distribución ya está contemplado en la propia licencia para que así sea. Pero, ¿No sería mejor (para los desarrolladores) que se distribuya el software escuchando a las comunidades y entregando lo que realmente es necesario?.

En unos pocos días voy a redactar sobre este tema y sobre las medidas que estoy (estamos) tomando al respecto, lo que no veo viable es que muchas personas con poca capacidad de comprensión del inglés se tengan que conformar con proyectos de baja calidad por no comprender el idioma con el que está desarrollado el producto.

El software libre, mi pasión y mi tortura.

El software libre, mi pasión y mi tortura.

Si me conoces sabes que pertenezco a esa raza de geeks que adoran el software libre, Trabajo con GNU/Linux como sistema operativo, uso aplicativos como Gimp, Kdenlive, LibreOffice y otros para gestionar todo lo que hacemos en la empresa.

Defiendo a capa y espada la libertad de ese software que está al alcance de tod@s y que si tienes conocimientos puedes modificarlo a tu gusto y servirlo con la misma licencia con tus personalizaciones o modificaciones. Tanto es así que procuro colaborar con varios proyectos: proporcionando documentación, traducciones e incluso en algunos económicamente. Es la única manera viable de tener un software libre a disposición de todo el mundo.

En contra de lo que algunos piensan el software libre GNU no es el software para hackers, si bien es cierto que en las películas y series de la tele no todos los hackers utilizan Linux para hacer sus maldades.

Por otro lado recuerdo que cuando empecé a explorar GNU/Linux y sus aplicaciones todo era un dolor de cabeza, las instalaciones de los sistemas operativos eran una tortura y no hablemos de las actualizaciones, que cuando no te faltaba una dependencia simplemente no había un servidor de donde descargarla… vamos un infierno, claro que eso era en 2009/2010.

Pero estamos en 2022 existen distribuciones con todos los sabores (apariencias) incluso puedes hacer que parezca un Windows o un Apple, pero siempre con software libre bajo el capó.

Como no soy programador y no dispongo de grandes habilidades con la consola de comandos tengo mi preferida, se llama Linux Mint y para que sea muy ligero uso un escritorio Mate para sacar el máximo provecho de la máquina de producción.

Te preguntarás a qué viene todo esto, pues simplemente porque como todos (o al menos la mayoría) de los proyectos que se dirigen por ingenieros o personal muy técnico tienen el peor marketing del mundo, no ponen en marcha campañas con las que atraer al público y, por tanto, muchos de esos trabajos quedan ocultos en la inmensidad de Internet.

Por otro lado, existen egos del tamaño de catedrales y muchos proyectos derivan hacia otros más pequeños y con muy buenas ideas, pero que al final ni uno ni otro llegan a ser completamente funcionales. Los CEO de unos no aceptan cambios en la estructura y los que se van piensan que lo pueden hacer mejor sin seguir las reglas de los primeros. Solo tenemos que seguir al Sr. Linus Tosvalds para entender que a menudo el tamaño de un ego puede estropear una buena idea.

Ahora que he llegado a este punto veo que el título tal vez sea un poco sensacionalista, ya que mi tortura en realidad es que me miren como Freak cuando enciendo mi portátil y uso aplicaciones de las que no han oído hablar nunca… pero qué le vamos a hacer, el mundo es estático y lo nuevo asusta.

Ah por si no lo sabías El 96,3% del millón de servidores más importantes del mundo se ejecutan en Linux. Solamente el 1.9% utiliza Windows y el 1.8% – FreeBSD.

¿Qué país emplea más Linux? A nivel mundial, el interés en Linux parece ser mayor en India, Cuba y Rusia, seguidos de la República Checa e Indonesia (y Bangladesh, que tiene el mismo nivel de interés regional que Indonesia).

¿Por qué se prefiere Linux a Windows? Al ser un sistema operativo eficiente, las distribuciones de Linux podrían adaptarse a una variedad de sistemas (de gama baja o alta). Por el contrario, el sistema operativo Windows tiene un requisito de hardware más alto. … Bueno, esa es la razón por la que la mayoría de los servidores de todo el mundo prefieren ejecutarse en Linux que en un entorno de alojamiento de Windows.

Facebook ya no me quiere

Facebook ya no me quiere

Diario estelar miércoles, 26 de enero del 2022: Facebook ya no me quiere.

Hace ya ocho días que mi querido Mark (o uno de los becarios que desenchufan los switch de conexión) me bloquearon la cuenta, nadie puede encontrarme en esa red y nadie puede saber de mí. Ah eso si, yo sigo recibiendo notificaciones en mi móvil como si no hubiera un mañana; pero claro, no puedo entrar ni comentar ni nada de nada.

Pero claro… desde hace ya ocho días que vivo mejor, sí que tengo que transferir las publicaciones de clientes para que lo hagan otras personas, pero de alguna manera se está demostrando que Facebook ya no es lo que era y si no pagas su publicidad no tienes alcance. Facebook ya no me quiere.

Lo que está cristalino es que Facebook ya no me quiere, porque me ha bloqueado mi cuenta (que la tenía protegida con acceso por dos pasos) porque algunos payasos se liaron a intentar entrar (desde todas las partes posibles del mundo) y pese a que no podían entrar por la autentificación me han bloqueado a mí.

Recibes avisos de que están intentando acceder desde… ¿Yakarta? ¿Suráfrica? ¿Caracas?. ¿Acaso no estás vigilando mi móvil y sabes exactamente donde me encuentro?

En realidad vivo mejor, sí que echo de menos algún jueguecito que tenía para entretenerme, pero vamos que ya los he sustituido por versiones Android. Tampoco es para tanto, no me tenían enganchado, solo distracción.

Ahora mismo me estoy prodigando por otras redes, LinkedIn y un poco de Twitter sin meterme en líos que no me importan, por lo que las notificaciones son escasas y las menciones las justas, Por suerte Facebook ya no me quiere y he descubierto que existe un metaverso mucho más apacible.

Los que me busquen me van a encontrar, otras redes, otros buscadores, otras soluciones. Y tengo la suerte de que mi número de teléfono o mi usuario de Telegram son públicos y al alcance de cualquiera. Nadie se va a quedar sin ser atendido o sin resolver sus problemas técnicos, simplemente no estaré en Facebook (al final tampoco me ha traído mucho negocio, ya que mis clientes me encuentran en las web o en la calle.

Gracias Mark, por mostrarme lo azul del cielo.

Soledad en nuestro mundo, aquello que odiamos

Soledad en nuestro mundo, aquello que odiamos

Todos los días te sientes solo, solo en el negocio (teniendo colaboradores) solo en la sociedad (porque piensas que el mundo no tiene la pinta que creen o que tu visión es del tipo «iluminado») al final llegas a una sensación de soledad que no puedes llenar con nada.

Hoy he encontrado un post en Linkedin de una persona con la que a veces no coincido con sus sensaciones, pero definitivamente cuando tiene razón la tiene y ésta vez lo ha clavado. se llama Paula Gallofré y sin duda es una gran profesional y excelente persona. Adelanto que ella no me conoce a mí y dudo incluso que lea éste mismo post.

Vuelvo al tema.

Sabéis que soy Social Media, que desarrollo web y que a menudo me contratan para «soñar» las campañas de ciertos productos, marcas o empresas. Tengo que valorar el impacto que van a tener y recomendar un tipo y plataforma a usar y obviamente la inversión que deberá hacerse para que tenga el retorno que se espera.

Esto hace que muchas veces te aísles del mundo para poder analizar desde la distancia las reacciones de cierto sector del público, tanto y tan distanciado que muchas veces acabas recomendando acciones que se alejan de tu propio modus operandi, traspasando los límites de lo que es razonable para ti. Si consigues ese distanciamiento y analizas de manera aséptica tendrás lo que buscas.

Ojo que no me quejo, y he hecho grandes amigos en este mundo del marketing y el desarrollo web. Sin duda alguno de ellos mucho más interesados en mi bienestar que en el suyo propio.

Pero claro este estilo de vida te vuelve más distante incluso asocial, pero es lo que nos toca vivir. Ahora que estamos en plena ola pandémica son muchos los trabajos que se hacen a distancia y que en mayor o menor medida aíslan a la gente de su micro-sociedad.

Justo en este momento en el que Facebook se ha sacado de la manga su «metaverso» aquello con lo que hemos jugado en noches insomnio y con el que algunos han aprendido a socializar. Otro tipo de soledad que vamos a tener que combatir.

Marketing… esa palabra maldita.

Marketing… esa palabra maldita.

Marketing… esa palabra maldita que las empresas pequeñas acostumbran a ignorar y por la que los usuarios o clientes se dejan embelesar.

Cuando empecé este blog no pretendía hablar de marketing concretamente, pero al final todo es eso… marketing

Marketing… esa palabra maldita

Cuando muestras tus productos a un posible cliente, hagas lo que hagas estás haciendo marketing

Marketing… esa palabra maldita

Cuando convences a tu compañero/a de vida para que veáis una película u otra lo haces.

Marketing… esa palabra maldita

Si doblegas a tus hijos para que hagan lo que crees correcto lo estás haciendo.

Claro en un comercio tradicional es relativamente sencillo hacer ese marketing, pero claro que debes tener cierta experiencia. Pero con el tiempo sabrás lo que funciona o no en tus escaparates y publicidades.

Pero a la hora de vender servicios ¿Cómo lo vas a hacer sin…

Marketing… esa palabra maldita

Al final lo que debes pensar es en lo que necesita tu cliente potencial, es relativamente sencillo aplicar técnicas de miedo, urgencia. Pero lo complicado es cuando no queremos ensuciar nuestra comunicación con palabras como:

Personalmente prefiero una comunicación más responsable, sin generar sensación de inseguridad o teniendo miedo de que si lo reflexionan perderán la oportunidad, pero teniendo claro que si lo hacemos bien nuestro mensaje quedará grabado en la memoria de nuestro cliente potencial.

Las cosas deben hacerse de manera elegante, correcta y adecuada. Un mensaje claro y limpio, en el que se muestren las ventajas de nuestro producto y sobre todo procurando que el momento no sea un problema. Todos hemos hecho ofertas que caducan en unas horas, pero no debe ser la tónica habitual.

Todos conocemos esas tiendas de lámparas que llevan 20 años en liquidación o rematando la temporada… ¿Cuándo cambian las temporadas de las lámparas? Yo no lo sé, supongo que va por tendencias de mercado que prefieres un tipo a otro de lámpara… Pero yo no le llamaría temporada a un modelo que lleva 3 años disponible.

Marketing… esa palabra maldita

La vaca no da leche, tienes que trabajarlo.

La vaca no da leche, tienes que trabajarlo.

A menudo los que vivimos en ciudades no nos damos cuenta de cosas que pasan para producir los productos esenciales. Tienes que trabajarlo

Por mucho que nos muestren el proceso de obtención de la leche seguimos pensando que es algo automático y que no tiene nada que ver con «trabajo» las vacas nos dan lo que les pedimos y solo tenemos que embotellarlo.

En ocasiones en hostelería los cocineros suelen responder a la demanda del camarero o el cliente… ¡Oye que las cosas no vienen en lata!, hay que prepararlas.

Pues esta reflexión debemos llevarlas a cualquier proceso productivo, Cualquier producto o servicio acabado que adquiramos requiere de un proceso, bien de espera de crecimiento (vegetales) bien de manipulación del producto. No podemos tomar la leche que ordeñemos de una vaca tal como sale del animal, ya que enfermaríamos. Como mínimo debe pasar un proceso de cocción para eliminar las bacterias que en nuestro organismo humano serían letales. (Y no, no voy a hablar de los procesos de pasteurización, puesto que no me considero conocedor de todos los pasos necesarios). Tienes que trabajarlo

Pues ya que me he arremangado a tocar un tema como este…

Debemos hacer varias cosas para obtener unos pocos Cl de leche.

  1. Levantarnos muy temprano por la mañana
  2. Desplazarnos hasta el campo o el establo donde descansen las vacas.
  3. Recorrer el corral cubierto de excrementos y paja o heno para llegar al animal
  4. Atar la cola a las patas del animal para que no te sacudan con ella.
  5. Sentarte en un banquillo y empezar el proceso de extracción.
  6. Una vez repetido el proceso en cada animal debemos llevar lo recogido hasta el centro de procesamiento (en la misma granja o en una industria adecuada.
  7. Al cabo de unas horas tendremos el producto acabado y listo para consumir.

Por tanto, las vacas no dan leche… la obtenemos con mucho esfuerzo por lo que tienes que trabajarlo

En otros entornos productivos viene a ocurrir lo mismo, las cosas no vienen hechas y debemos trabajarlas. En el mejor de los casos, si eres un buen «productor», tendrás partes más o menos automatizadas; pero las personalizaciones tienes que hacerlas a mano y requiere de conocimientos y esfuerzos que muchas veces significan días sin dormir o sin descansar porque un resultado se te está resistiendo.

Si me pongo en mi propia piel, cuando empiezo un desarrollo lo siento como un reto. Dejarlo todo como creo que lo quiere el cliente y esperar acertar. Es altamente frustrante cuando después de mostrar una prueba y te dicen que genial luego aparecen docenas de personalizaciones no previstas y que en realidad no sabes si podrás con la metodología usada… Al final tienes que trabajarlo y mucho.

Cuando empecé en esto las personas teníamos la creencia que en Internet todo era gratis, podías descargar programas o aplicativos «pirateados», la protección del autor de imágenes o contenidos no estaba regulada por lo que todo lo que había en Internet podías utilizarlo, y  muchas veces nos encontrábamos que el «cliente» no entendía que las horas que yo le dedico deben ser también gratis.

Ya no es una cuestión de legalidad, puedes encontrar aplicativos con licencia de código abierto o totalmente liberadas, podemos encontrar bancos de imágenes gratis, podemos encontrar plugins o complementos gratis y libres en los repositorios… pero ¿Las horas de configuración y adaptación e incluso de la formación al cliente, como se pagan?

No entremos en temas de impuestos u otras legalidades a cumplir, ya que sería desesperante y probablemente me llevaría al rincón de pensar en posición fetal.

Por lo que al final la conclusión es:

La vaca no da leche, tienes que trabajarlo.